El inconveniente de morirte el mismo día que Michael Jackson

Hay actores y cantantes que logran una cierta fama por un papel o una canción puntual y que tienen su segundo momento de gloria en el momento de su muerte bajo un titular prefabricado: “Fulanito, famoso por haber interpretado tal papel, muere a los X años”. Por lo general se suele obviar el también son conocidos por no haber hecho nada más en su vida.

Lo que ya es mala suerte es, con todos los días que tiene la historia de la humanidad, ir a morirte en la misma fecha que el señor Michael Jackson (y encima con historias raras de médicos que desaparecen). Es lo que le pasó a Farrah Fawcett, conocida por haber interpretado a Jill Munroe en la primera temporada de Los Ángeles de Charlie. Posteriormente su fulgurante carrera llegó a su punto más alto con su aparición en un episodio de Ally McBeal.

Farrah fue portada de prácticamente todos los diarios digitales hasta que el señor Jackson tuvo a bien chafarle su minuto de gloria post-mortem. No es la única. Michelangelo Antonioni, cuya filmografía era bastante más importante que la de la señora Fawcett, también fue vilmente olvidado el día de su muerte porque Ingmar Bergman, símbolo del snobismo de toda una generación que iba a verlo sin entender nada sólo para hacerse los interesantes, escogió el mismo día para pasar a mejor vida.

¿Y si Cervantes y Shakespeare hubieran muerto el mismo día? Pongamos un 23 de abril de 1616. ¿Quién hubiera eclipsado a quién? ¿O se hubiera generado una anomalía magnética que hubiera convertido a todo el mundo en zombie?

ACTUALIZACIÓN: Ahora resulta que es falso que Cervantes y Shakespeare murieran el mismo día. De lo que se entera uno.

Acerca de Javier Elío

Periodista. Guionista. Pitoniso fracasado. Farsante. Idiota
Esta entrada fue publicada en Obituarios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El inconveniente de morirte el mismo día que Michael Jackson

  1. Round dijo:

    manda huevos reducir a bergman como simbolo de esnobismo

  2. No, no. Ojo, a mi Bergman me encanta, pero hay una generación (la que fue a la universidad en los años 60) en la que muchísima gente iba a ver películas de Bergman por snobismo. Y no lo digo yo, me lo han reconocido más de cuatro y cinco personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s