Juez y verdugo

Meter la pata hasta el fondo y luego esconderse. Es lo que ha hecho este fin de semana ABC. Resulta que el sábado, en busca de una portada impactante y amarillista hasta el vómito, decidió dar protagonismo a la detención de un presunto asesino de una chiquilla de tres años en Tenerife (Ni me molestaré en comentar las demás noticias de la portada, ni las del sábado ni las del domingo). Con el titular “La mirada del asesino de una niña de tres años”, una foto en la que supuestamente el detenido demuestra su mirada de psicópata. En realidad una foto mala le sale a cualquiera, pero si decimos que es la mirada de un asesino en serie mola más y seguro que vendemos más periódicos (que la cosa está chunga). Ah, ¿que no ha sido juzgado ni condenado? Bueno, dejamos la palabra “presuntamente” para el pie de foto y ale. No vaya a ser que la portada no nos quede tan guay. En el interior, una página entera bajo el titular “Novio, canguro y asesino”. Toma esa mayonesa. El mismo sábado salta la noticia: la autopsia confirmaba que todo era un error y las heridas de la niña correspondían con la caída de un columpio –versión que sostenían tanto el detenido por la policía como por la madre- y las quemaduras eran consecuencia de un cuadro alérgico. El domingo, escondido en un lado de la portada, no vaya a ser que alguien lo vea, un pequeño recuadro: “Víctima de un error” ¿Reconocerá ABC su fragrante cagada? ¿Parece que sí? Pues no. “En libertad sin cargos el presunto agresor de Aitana – El primer informe médico estaba repleto de fallos”. En el interior, más de lo mismo: los médicos patinaron. Ni una referencia a la pifiada propia. Tres editoriales (el Estatuto es malo, el aborto es malo y Zapatero es muy malo), ninguna pidiendo disculpas por haberse saltado cualquier código ético juzgando y condenando a una persona públicamente y por haber hecho mal su trabajo dando por definitivas las conclusiones de una investigación que todavía no estaba cerrada y todavía pendiente de los resultados de la autopsia. Y ahora a ver quién le quita a Doña Enriqueta, la del quinto, que “con esa mirada, algo le haría a la niña”. Olé por ellos.

Acerca de Javier Elío

Periodista. Guionista. Pitoniso fracasado. Farsante. Idiota
Esta entrada fue publicada en Grandes Momentos de la autoproclamada prensa seria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s