El retorno de la HBO a las grandes series

Mientras el cine americano está sumido en una crisis creativa, en un momento en el que los grandes estudios recurren a segundas y terceras partes, remakes y otros refritos para equilibrar su balance de resultados, la televisión ha rebasado a la gran pantalla como motor de la creatividad cinematográfica. Y, de todas las cadenas, la HBO (propiedad de Time Warner) se ha erigido como el sello de mayor calidad. Con Los Soprano, A dos metros bajo tierra, The Wire, Deadwood o Carnivale, únicamente Pixar (Wall-e, Up, Buscando a Nemo) puede hacerle sombra en la última década de audiovisual americano.

Desde el final de The Wire en 2008, la HBO no contaba con un gran drama en su parrilla, por lo que las expectativas en torno a Boardwalk Empire se multiplicaron. Pero es que, además, viene de la mano de Terence Winter, uno de los guionistas de Los Soprano, y cuenta en sus cocinas con gente como Tim Van Patten (uno de los principales directores de la cadena, que ha participado en Los Soprano, The Wire, Deadwood y Roma) además del mismísimo Martin Scorsese como uno de los productores ejecutivos y director del episodio piloto. Por si fuera poco, al frente del reparto tiene cuatro actores que ya han demostrado sobradamente su valía en el cine: Kelly Macdonald (No es país para viejos, Trainspotting), Michael Pitt (Funny Games, Last Days), Michael Shannon (Revolutionary Road, Antes que el diablo sepa que has muerto) y, como protagonista, el gran Steve Buscemi (Reservoir Dogs, Fargo). No es la primera vez que actores consagrados de la gran pantalla saltan a la televisión -Tim Roth (Reservoir Dogs, Four Rooms) ya protagoniza Lie to me y Gabriel Byrne (Sospechosos Habituales, Muerte entre las flores) hace lo propio en In Treatment, incluso el propio Buscemi ya había tenido un papel importante en Los Soprano-, pero sí es la primera vez que una serie de televisión reúne hasta cuatro actores de cine. En este sentido Boardwalk Empire puede ser un punto de inflexión y si hasta ahora era el cine quien vampirizaba sus estrellas a la televisión, a partir de ahora puede que sea a la inversa.

Terence Winter aleja su nueva serie de Los Soprano al situarla en la época de la ley seca, dándole un aire visual a Érase una vez en América, y poniendo el peso de la serie sobre un personaje que no es todavía un gángster, sino un político corrupto que inicia una transformación hacia el mundo de la mafia.  El episodio piloto, lo mejor que ha dirigido Scorsese desde Casino,  es una declaración de intenciones: aunque es pronto para juzgar la serie, la soberbia dirección artística demuestra que Boardwalk Empire es una apuesta fuerte para los próximos años con un gran presupuesto, mientras que los personajes que presenta parecen unos cimientos fortísimos sobre los que levantar una serie muy ambiciosa.

Tras unos años atrincherada tras comedias brillantes como Curb your enthusiasm, miniseries como Generation Kill o John Adams y series menores como Big Love, parece que la HBO ha decido salir de la cueva. La trompeta sonó con The Pacific, un aviso de que la cadena volvía al ruedo de las grandes series. Ahora recibimos a Boardwalk Empire y en unos meses llegará Juego de Tronos, basada en las geniales y duras novelas fantásticas de George R.R. Martin Canción de hielo y fuego. Señores, esto no es televisión, es HBO.

Acerca de Javier Elío

Periodista. Guionista. Pitoniso fracasado. Farsante. Idiota
Esta entrada fue publicada en Series de televisión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s