Muertos vivientes

La cadena americana AMC ha vuelto a demostrar esta semana su intención de hacerle la competencia a la intocable HBO en lo que a calidad de sus series se refiere. Durante mucho tiempo el canal responsable de Los Soprano, A dos metros bajo tierra o The Wire se distinguió como un canal único en su apuesta por series de una  gran complejidad temática y de una factura técnica extraordinaria que la ha llevado a ser, posiblemente, la mejor productora audiovisual de la década a nivel mundial. Pero desde que la AMC dejó de emitir únicamente películas clásicas para crear también series propias les ha salido un durísimo competidor. Primero fue Mad Men, luego Breaking Bad, ahora llega The Walking Dead. Basada en los comics de Robert Kirkman y ideada por Frank Darabont (Cadena perpetua, La milla verde), narra las peripecias de un policía que, tras ser herido, despierta del coma en medio de una gran invasión zombi en medio de la cual se embarca en la búsqueda de su mujer y su hijo. Pero poco tiene que ver con otras películas de muertos vivientes. El piloto, dirigido por el propio Darabont, dejaba algunos momentos realmente intimistas, casi poéticos, unos personajes sólidos y profundos y daba mucha más importancia a la relaciones interpersonales en situaciones límite que a los propios no muertos. De hecho, sólo en la sensacional secuencia final los zombis llegan a representar una amenaza para los personajes. En cierta manera, The Walking Dead recuerda más a La Carretera, extraordinaria novela de Cormac McCarthy en la que un padre y un hijo tratan de sobrevivir en un sádico mundo post-apocaliptico, que a cualquier película de George A. Romero. Su estreno fue seguido por 5,3 millones de espectadores, superando ampliamente los estrenos de sus series estrella Mad men (2,92 millones en su cuarta temporada) y Breaking Bad (2 millones en el estreno de la tercera).

Sin embargo, estos no son los únicos muertos vivientes que vagan por la parrilla televisiva norteamericana. En un momento en el que todo el mundo se dedica a aplaudir con las orejas el extraordinario momento de la pequeña pantalla estadounidense, a veces pasan desapercibidos algunos puntos oscuros. Y uno de ellos el la agónica decadencia de dos series en otro momento brillantes: House y Cómo conocí a vuestra madre. El agrio doctor todavía mantiene una cierta dignidad gracias a que sigue teniendo los mejores diálogos de la caja tonta, sin embargo su fórmula está gastada hasta el vómito: los chistes sobre el lupus no dan para más y los arcos argumentales han perdido todo interés a pesar del giro que supone la relación de House y Cuddy. Una muestra es que la serie, que en su tercera temporada tuvo una media de casi 20 millones de espectadores y rozó los 30 en algún capítulo, ahora bucea por debajo de los diez. El caso de Cómo conocí a vuestra madre es más dramático. Aunque la audiencia no se ha desplomado como con House (sigue manteniéndose en las cifras de siempre, sobre los ocho y nueve millones de espectadores) la serie, que fue una de las mejores sitcoms, simplemente ha perdido toda su gracia. Sólo algún gag cada dos o tres capítulos te recuerda lo desternillante que era en su segunda o tercera temporada. Es una pena, pero ambas series huelen a cadáver desde hace un par de temporadas y aunque las cadenas querrán explotar sus criaturas todo lo posible, no estaría mal que sus creadores fueran pensando en ponerles un punto y final.

Acerca de Javier Elío

Periodista. Guionista. Pitoniso fracasado. Farsante. Idiota
Esta entrada fue publicada en Series de televisión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Muertos vivientes

  1. Gonzalo Muñoz dijo:

    A mí me sigue haciendo gracia How I met your mother.
    Es cierto que no guarda la frescura de otras temporadas, pero -en mi opinión- sigue teniendo puntos muy graciosos que aún no soy capaz de ver en otras series de humor.

    Los productores deberían haber reciclado a algún guionista con las pilas acabadas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s