El Barça contra su historia

Viernes, 27 de abril de 2012 a las 13.30 horas. El momento más temido por el barcelonismo se venía cociendo desde principio de año, cuando por primera vez en tres años su entrenador –o más bien su líder- no ratificó su continuidad a finales de enero, como venía siendo habitual. Sandro Rosell anunciaba que Pep Guardiola no continuaría en el banquillo del Camp Nou.

Existen pocos clubs en el mundo con la capacidad de autodestrucción que el FC Barcelona. Su historia se puede escribir a partir de los cismas que han dividido a su afición, desde kubalistas y suaristas, a nuñistas y cruiffistas, a los más recientes laportistas y sandristas. A parte de la inaudita colección de títulos logrados, de el mágico juego desplegado sobre el césped, el gran mérito de Guardiola ha sido unir a toda la afición culé bajo la misma bandera. Por eso su marcha  podía significar la liberación de esas fuerzas antagónicas que cada cierto tiempo autoinmolan el club.

Sin embargo, y para sorpresa de todos la rueda de prensa del anuncio de la marcha del tótem fue un recital de política de comunicación. Tras dos años de calamidades en ese ámbito, una másterclass. La peor crisis que podía tener el club se convirtió en una oportunidad –en terminología simpsoniana, una crisistunidad-. El anuncio de que Tito Vilanova cogió a todos desprevenidos y tras el impacto inicial ya parecía la única elección lógica. Se había hablado de Bielsa, Löw, Blanc, Valverde o Villas Boas pero todos significaban poner al mando del equipo a elementos externos. Vilanova no sólo es la persona que más y mejor conoce la obra de Guardiola, que también es suya, sino que  prosigue la política del club de apostar por técnicos de la casa que tantos éxitos ha dado en los últimos años, no sólo con Guardiola, sino también en baloncesto con Xavi Pascual y en balonmano con ‘Pasqui’. Por supuesto esto no garantiza que Tito Vilanova vaya a tener éxito al frente del equipo, pero refleja una idea muy clara de club, maduro como nunca había demostrado en su ajetreada historia.

Además, para tranquilidad del soci, en la rueda de prensa emergió la figura de Zubizarreta, descubriendo que más allá Guardiola sigue habiendo vida inteligente en el club a pesar de los esfuerzos que ha invertido la junta directiva en demostrar lo contrario. También Sandro Rosell salió reforzado a pesar de tener la elocuencia de una langosta. Al apuntar a Vilanova como entrenador a instancias de la secretaría técnica barre de un plumazo las acusaciones del sector laportista de que sería un presidente intervencionista y que pretendía cambiar el modelo de club.

Con la marcha de Guardiola parece que se va un pilar insustituible para el Barcelona, y de hecho es así. Pero no hay que olvidar que a pesar de la autodestructiva historia del club no sería la primera vez que se marcha una pieza clave y el club ha seguido existiendo e incluso ganando. Se fue Suárez, se fue el Cruyff jugador, se fue Maradona, se fue Schuster, se fue el Cruyff entrenador, se fue Ronaldo, se fue Rivaldo y se fue Eto’o. Incluso hubo un momento en que parecía que todo se acabaría si Ronaldinho no firmaba aquel contrato hasta 2014, y en cambio el día que se marchó comenzó la época más gloriosa de los culés y al Gaucho –que hoy languidece en el Flamengo- todavía le quedarían dos años de contrato.

El Barça ha vivido la semana más dura que podía vivir tras acostumbrarse a ganar tanto en tan poco tiempo: una derrota en casa ante el eterno rival, quedar eliminado de la máxima competición y la marcha de tu entrenador-profeta. La emotiva reacción del público del Camp Nou al gol de Torres comenzando a cantar “ser del Barça es el millor que hi ha” fue el primer síntoma de cambio. La entereza con la que se ha encajado la marcha de Guardiola, el segundo. Ahora queda esperar a que la pelota empiece a rodar. La historia está plagada de grandes segundos entrenadores que no funcionaron como primeros, pero también de grandísimos técnicos que empezaron como escuderos. Y en el césped, Messi e Iniesta.

Acerca de Javier Elío

Periodista. Guionista. Pitoniso fracasado. Farsante. Idiota
Esta entrada fue publicada en Balompié, Deportes, FC Barcelona y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s